Las lesiones deportivas están asociadas a la práctica de ejercicio y pueden deberse a diversas causas, como no estirar de la manera adecuada, una mala práctica deportiva, un accidente o por falta de asiduidad haciendo ejercicio, entre otros factores. En este post te hablamos las 5 lesiones deportivas más frecuentes, como prevenirlas y como tratarlas.

Las lesiones deportivas preocupan mucho a los deportistas, puesto que una lesión de esta características puede suponer perder la rutina en su práctica deportiva hasta su recuperación. A continuación, te hablamos de las 5 más frecuentes.

Lesiones deportivas

1. Esguince de tobillo

lesiones deportivasEsta lesión es muy habitual en la práctica deportiva, pero también en la actividad diaria. En la mayoría de los casos se produce debido a un movimiento del pie hacia dentro que provoca tensión en los ligamentos. El esguince puede ser leve cuando se producen microroturas en los ligamentos, moderado, cuando hay una rotura parcial en los ligamentos y grave cuando la rotura de los ligamentos es total. Los síntomas más habituales son el hematoma y el dolor.

Se da principalmente en deportes de impacto o en los que la práctica se realiza sobre superficies inestables.

2. Desgarro muscular

Consiste en la rotura de las fibras que componen el músculo. Afecta generalmente a músculos de miembros inferiores como los gastrocnemios, los isquiosurales y cuádriceps. El desgarro muscular o rotura de fibras puede producirse por un golpe o contusión, o por una contracción brusca del músculo. Su gravedad viene dada fundamentalmente por el número de fibras musculares desgarradas en la lesión. El síntoma principal es un dolor repentino, agudo y localizado.

Es una de las lesiones más frecuentes en todo tipo de deporte.

3. Tendinopatías

Conocidas popularmente como tendinitis, consisten en la inflamación del tendón de manera crónica, es decir, de un largo período de tiempo, que da lugar a micro-roturas en el tejido tendinoso. Las tendinopatías más frecuentes son las relacionadas con los tendones rotuliano, epicóndilo, supraespinoso y Aquiles y se dan en cualquier práctica deportiva. Los síntomas son el dolor, la inflamación y la pérdida de movilidad.

4. Calambres musculares

lesiones deportivasLos calambres son espasmos musculares que se producen principalmente debido a la hiperactividad del músculo por ejemplo, al realizar ejercicio físico, así como la falta de reposición de sales. Por tanto, si realizamos una actividad física más intensa de lo habitual y no tenemos una buena hidratación, es altamente probable que los padezcamos, aunque también pueden estar asociados al embarazo, a enfermedades vasculares o a enfermedades endocrinas.

Si padecemos un calambre, debemos parar el ejercicio, masajear y estirar la zona afectada.

5. Fracturas

Quizá la lesión más seria que puede afectar al hueso. Las causas más frecuentes de las fracturas son una caída o una actividad muscular excesiva que se alarga en el tiempo. En la mayoría de casos, se requiere de inmovilización, reposo y rehabilitación, así como en los casos más severos, de cirugía.

En ambos casos, requiere una recuperación progresiva posterior.

Como prevenir las lesiones deportivas

lesiones deportivasPara prevenir las lesiones deportivas es fundamental realizar un buen calentamiento de al menos diez minutos de duración y estiramientos al finalizar. También incorporarse a la práctica deportiva de forma progresiva, así como realizar ejercicio funcional previo.

Las lesiones deportivas tienen una intensidad variable, por lo que el tratamiento cambia en función de la gravedad. Las lesiones deportivas pueden crónicas cuando se producen por movimientos repetitivos y agudas si se dan en un momento determinado por un esfuerzo puntual y violento.

En la Clínica Ionclinics ofrecemos el tratamiento de Fisioterapia adecuado para cada tipo de lesión. También te ayudamos en tu recuperación y a prevenir las lesiones. ¡No dudes en consultarnos!.

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

Recuperación tras una lesión deportiva

Fisioterapia: 3 razones por las que acudir al fisioterapeuta